Comprar en Internet VS tienda física

Hoy en día, la tendencia de compra por internet se ha visto incrementada en poco tiempo de forma exponencial. Actualmente se dice que “vivimos en la era de la tecnología”, pero aún siendo así, son muchos los que todavía no se atreven a dar el paso en el maravilloso mundo de las compras telemáticas. En la actualidad, y producto fundamentalmente de la profunda crisis económica mundial en la que nos encontramos, el auge en la modalidad de compras por internet se ha disparado.

Esta tendencia es lógica y de esperar ya que, en época de “vacas flacas” todo el mundo nos intentamos apretar el cinturón, por lo que el nivel de exigencia en cuanto a relación calidad – precio adquiere una gran importancia, haciendo que el cliente final diversifique en sus búsquedas y compare y, ¿Qué mejor para esto que INTERNET?.

Mediante las compras telemáticas es sabido por todos que, decrementamos el importe del producto en la mayoría de los casos por “saltarnos” intermediarios en la cadena de producción – distribución, el seguimiento del Packaging incluso se ve favorecido por este medio al disponer de la tecnología para ello, los gastos por gestión de envío y manipulación tienen una clara tendencia a su desaparición (no es que desaparezcan, sino que se aplican al precio final del producto, y con ello aun así, suele ser más económico que en un establecimiento físico).

Internet es global y cuando usted compra, no sabe en la mayoría de los casos cúal es la ubicación física de la tienda en cuestión (España, Portugal,¿China?). Los comerciantes tienen que ser conscientes de esta situación y saberse adecuar a ella, ya que de otra forma, se producirá un goteo constante de fuga de clientes “físicos tradicionales”.

Entonces ¿qué pasa con eBay, que comenzó como una plataforma de subastas, pero ahora es un centralizador de cientos de miles de tiendas?, o por ejemplo el auge fulgurante de Amazon, que comenzó como una tienda de libros, y ahora es uno de los mayores escaparates mundiales.

No pretendo decir que haya que comprar únicamente por Internet, ya que, no es oro todo lo que reluce. Tendremos que prestar especial atención a las pasarelas de pago que utilice la plataforma en cuestión, informarnos de su política de devoluciones, garantía …. Si no somos demasiado confiados y, nos tomamos una compra ONLINE con un mínimo de procedimientos a seguir, comprar por internet nos ayudará a decrementar los gastos con respecto al establecimiento físico.

Disponibilidad de productos

En la tienda online la mercancía no está siempre disponible en el momento que queramos, además tenemos que lidiar con la entrega (estar pendiente de los plazos). A veces se tarda más de un mes desde que compramos hasta que nos entregan el producto. Es evidente que nada es comparable a tener el producto en la mano una vez pagado/comprado en un establecimiento físico, por lo que la “URGENCIA” es un factor importante en la decisión de compra entre ambas modalidades.

Garantía

Otro aspecto importante es la confianza. Cuando compramos por internet podríamos decir que estamos “anticipando” dinero por un producto que no hemos visto ni tenido en primera mano. En la web es difícil de evaluar las características y calidad del producto. Muchas personas desconfían y se observa que la tendencia natural es acudir a los establecimientos físicos, probar el producto y, una vez con la información de la que disponemos, realizar la compra directamente por internet, realmente reprobable.

Apoyo

Una ventaja competitiva favorable a la compra INSITU es la disponibilidad de personal competente, que nos puede asesorar, ayudar o incluso hacer cambiar de opinión sobre un producto, con el fin de poder ajustar el producto a nuestras necesidades reales.

En resumen; bajo mi punto de vista se podría decir que quienes buscan productos específicos o quien por “horario” no tienen apenas disponibilidad, optan por compras telemáticas. Sin embargo, aquellos que tienen una cierta urgencia o no conocen los entresijos de la web, optarán por las compras en establecimientos físicos. No hemos entrado en tecnicismos, ni en otras variables de segmentación (como por ejemplo la edad, preferencias, sexo, ubicación), pero no queremos despedirnos sin antes RESALTAR el “GUSTITO” y el “PLACER” que produce comprar, se activan ciertas enzimas químicas en nuestro cerebro y …… bueno, esto será otro tema !!, y recordar, lo importante es comprar bien.

CAPTCHA
La siguiente pregunta es para comprobar que usted es un visitante real y evitar así spam.

Se encuentra usted aquí