¿Comprar productos de alimentación Online tiene Futuro?

 

Desde hace  algún tiempo, la visión que se tiene del comercio electrónico en el sector de la alimentación es que paulatinamente dicho sector tiene visos de convertirse en el primero en cuanto a ventas a través de Internet.

¿Por qué de ésta predicción? Fácil, para responder a ésta pregunta nos basamos en la situación actual de la sociedad y el uso que ésta hace de las nuevas tecnologías, donde el auge de éstas (dispositivos móviles fundamentalmente), posibilitan llegar directamente al destino desde el origen, eliminando intermediarios en la cadena productiva, reduciendo de ésta manera costes de logística o transportes entre otros.

Otra de las razones principales es que las nuevas tecnologías nos PERMITEN OBTENER MAYOR INFORMACIÓN respecto a lo que compramos. La información es poder y por ente, al obtener tanta información a pocos Clicks y de forma sencilla, podemos comparar características, precios y otros atributos que hacen que las compras por Internet casi siempre salgan más económicas además de poder comparar productos para toma de decisiones quizá algo más acertadas.

Con un poco de destreza en el uso de las nuevas tecnologías el usuario final podría comparar calidades o precios de prácticamente cualquier producto existente en el mercado. La parte más débil de este proceso de comercio electrónico es la percepción que tiene el usuario en cuanto a la seguridad del método de pago. Estas reticencias iniciales se observan cómo van cambiando con el tiempo, creando una atmósfera de tranquilidad paulatina que hace que cada día sean más los usuarios que se deciden a realizar transacciones monetarias utilizando el gran medio como es Internet.

Aproximadamente más del  75% de las operaciones de pago se realizan mediante tarjeta. La barrera natural que obstaculiza la entrada de lleno del sector de la alimentación en Internet no es tanto el comercio electrónico en sí (seguridad de las transacciones como cabría esperar), sino la carencia de portales webs de confianza y la novedad implícita que este salto cualitativo conlleva (poco a poco la sociedad irá rompiendo los tabúes al respecto).

Como consumidores finales de éste tipo de establecimientos, conocemos la dificultad que tiene la comparación de productos similares entre diferentes cadenas debido a las múltiples variaciones de precio que éstos sufren en dependencia de la localidad, establecimiento, ofertas puntuales, temporada del año …. Aun así, podemos garantizar que esta situación no impedirá el auge de la venta por Internet de productos de alimentación ya que, aplicando algoritmos matemáticos y otras herramientas estadísticas con el fin de PREDECIR la evolución de precios en función de los factores comentados anteriormente, podremos obtener datos muy fiables sobre cómo se comportan los precios de un artículo determinado.

Una vez superadas las barreras ideológicas en cuanto a seguridad de las transacciones y pagos y habiendo resuelto el cómo comparar rentabilidades de productos, nos encontramos con un hándicap importante que afecta a todo el sector de la alimentación; la desconfianza ante lo denominado; productos frescos, ¿Cómo garantizaríamos que efectivamente lo que anuncian como productos frescos son realmente así?, ya que como es sabido por todos, internet tiene ventajas, pero también desventajas, y esta es una de las principales; no podemos palpar, oler, tocar los productos antes de su compra.

Para superar éste contratiempo, se plantean alternativas en las cuales las grandes distribuidoras y comercializadoras de alimentación están trabajando para ofrecer de forma transparente un servicio de calidad al usuario final. Una de éstas vías es la “selección de forma automática e inteligente” por parte de la plataforma telemática de compra del establecimiento o almacén logístico que más se aproxime a la ubicación desde la que se ha realizado la compra, teniendo en cuenta factores como; día de la compra, ubicación de la compra, tipo de producto (si es rápidamente perecedero o no), fecha de caducidad del artículo, etc …. y con el fin de poder seleccionar aquel “almacén o distribuidor” que mejor se ajuste a los plazos de entrega del artículo adquirido por el usuario final para garantizar que siempre le lleguen artículos frescos, de calidad y conservando la cadena del frío, aspectos fundamentales en la compra de éste tipo de productos.

A modo de resumen podríamos decir que, en tecnología, siempre que nos encontremos un problema de difícil solución, vamos a tener posibles soluciones que solventen dicha situación, por lo tanto, estar atentos a la evolución de los grandes establecimientos comerciales y sus posibles nuevos canales de distribución a través de Internet, ya que os estamos avisando de que en poco tiempo, hacer la compra por internet va a ser una tarea que tendremos interiorizada de forma natural y que nos conllevará grandes beneficios no solo económicos, sino personales (comodidad).

El contraejemplo lo tendríamos en el sector Textil, donde hace pocos años parecía imposible penetrar en el canal online pero que sin embargo conocemos que a día de hoy, las compras de Textil por Internet se sitúa en la segunda posición en España; gracias entre otros, a la inversión (y rotura de barreras iniciales) por las que apostaron gigantes como Zara o Yoox entre otros.

Desde QueMeOfertas queremos contribuir a éste cambio de mentalidad de la sociedad, entrando en el sector de la alimentación a través de nuevas herramientas y procesos que vamos implantando en Internet animando a los usuarios finales a dar éste salto de calidad, y apostar por la compra Online de productos de alimentación como un medio seguro para realizar la compra.

Comprar productos de alimentación vía Online tiene Futuro
CAPTCHA
La siguiente pregunta es para comprobar que usted es un visitante real y evitar así spam.

Se encuentra usted aquí