El Desperdicio de la Comida

De todos es bien sabido que, tanto los restaurantes como los supermercados “desechan” en torno a un tercio de sus productos por no consumirse.

Especialistas en seguridad alimentaria recalcan que los consumidores confunden las fechas de “vender antes de” y “consumir preferentemente antes de”, con fechas de vencimiento, cuando estas nada tienen que ver.  

Para los supermercados y empresas de alimentos es mejor etiquetar su comida con fechas previas a la fecha de vencimiento real del producto porque así se garantizan que el cliente consumirá dicho artículo en su estado más óptimo, y a su vez, generan consumismo, ya que éstas personas volverán a comprarlo antes de la fecha real de vencimiento,  pero en realidad los alimentos tienen una durabilidad mucho mayor a la fecha indicada en sus envases.

Por citar algún ejemplo, en Reino Unido según estudios realizados por empresas independientes a los grandes grupos, llegaron a la conclusión que, aproximadamente entorno al 15%- 20% de alimentos desechados se producía por un “mal” etiquetado del producto, ¿Casualidad o engaño?; siendo éstos productos perfectamente comestibles en el momento de su desperdicio.

Otro ejemplo práctico sería el Plátano, observamos como desde no hace muchos años hasta hoy en día, los plátanos que siempre han sido una fruta con “manchas” negras como característica propia, hoy están destinados a su desecho por aquello que forma parte de su ser, sin embargo el plátano es 100% comestible y está al 100% de sus características naturales, pero desgraciadamente no se venderá porque simplemente no se ve bien ni bonito.

La presentación del producto se ha convertido en parte primordial para mantener el negocio y esto significa que se debe sacrificar la fruta de aspecto muy maduro y asegurarse de que los puestos estén abastecidos hasta el tope y con generosidad todo el año, debido a esto, las tiendas están siempre rotando –o desechando– los productos menos deseados pero que son 100% actos para el consumo.

Por seguir poniendo ejemplos globalizados, un 10% de los alimentos en EE.UU se desechan cada año a nivel de comercio minorista, según el Departamento de Agricultura de EE.UU y aproximadamente el 20% se desecha en los hogares, ¿Realmente no podríamos darle un valor extra a éstos alimentos y hacerlos llegar a quienes realmente no tienen para comer? ¿No podríamos cambiar nuestros hábitos alimenticios y de venta que a día de hoy se demuestran ineficientes?, pensemos en voz alta y tomemos conciencia….

**El artículo original escrito al inglés fue escrito por Kristofor Husted para la National Public Radio

Alimentos desperdiciados FAO y el PNUMA
CAPTCHA
La siguiente pregunta es para comprobar que usted es un visitante real y evitar así spam.

Se encuentra usted aquí